Notas y artículos

El bueno, el malo y Walmart

Esta semana America Retail publicó un artículo describiendo la situación que atraviesa Wal Mart en Chile frente a la FNE (Fiscalía Nacional Económica). Este organismo, si bien apoyó a la cadena de capitales estadounidenses desestimando una denuncia, también les solicitó a los dirigentes de la compañía que mejoren su relacionamiento con los proveedores, a través de respetar en una mayor medida los acuerdos con sus suplidores.

Pero hace tan sólo 2 semanas Wal Mart Chile era noticia también por otro conflicto: el sindicato de trabajadores de Wal Mart realizó una huelga que se extendió unos días y paralizó a más del 70% de las tiendas en Chile. Finalmente el conflicto terminó con una mejora en la propuesta de condiciones a sus trabajadores por parte de Wal Mart, pero no al nivel esperado por el sindicato.

Estos hechos recientes, junto con muchos comentarios negativos para Wal Mart que leí en relación a ambas noticias me trajo a la mente la película de 2005 “Wal Mart: the high cost of Low Prices” (Wal Mart: el alto costo de los Precios Bajos) del director Robert Greenwald, la cual criticaba muchas prácticas de Wal Mart y su impacto negativo en los trabajadores y en las comunidades donde opera.

El film hace foco en los bajos salarios que Wal Mart Estados Unidos paga a sus empleados, la contratación de trabajadores indocumentados, sus prácticas anti-sindicales, su efecto sobre negocios pequeños y sus propietarios, su impacto ambiental y sus prácticas sobre los derechos de los trabajadores. Obviamente Wal Mart contestó a todas las acusaciones realizadas por el director, defendiendo sus prácticas y mostrando los beneficios que Wal Mart ofrece a las economías regionales y nacionales.

No es mi intención discutir ni opinar sobre la moral o la ética del retailer más grande del mundo, sino exponer algunos datos financieros concretos y reflexionar sobre el rol de Wal Mart en el desarrollo mundial del comercio minorista y mayorista.

Wal Mart es el mayor empleador del mundo, con más de 2 millones de personas (Asociados, como ellos los llaman) que trabajan a diario en el retailer. De estos, casi 1,5 millones trabajan en su División Doméstica (como llaman a Wal Mart US).

Un dato importante es que de estos 1,5 millones de trabajadores en Estados Unidos, más de 300.000 tienen más de 10 años trabajando en la Compañía. Y según encuestas, 4 de 5 trabajadores están orgullosos de pertenecer a Wal Mart en todo el mundo.

Otros datos sorprendentes son que aproximadamente el 60% de los trabajadores de Wal Mart en todo el mundo son mujeres; se espera que para 2018 haya más de 100.000 veteranos de guerra trabajando en el retailer, y actualmente tienen miles de jubilados mayores trabajando a diario con ellos.

Existen numerosos papers y estudios cuyas conclusiones son negativas acerca del impacto de Wal Mart en las comunidades debido a los bajos salarios (lo que lleva a más familias inscriptas en el programa Medicaid) y al cierre de comercios tradicionales. Pero también existen estudios (como el

de Hatamiya Group) que muestra datos positivos en comunidades donde existe un Supercenter vs donde no los hay.

Sea cual sea el impacto de Wal Mart en las comunidades (es diferente dependiendo del país y del estado/provincia), existen muchas organizaciones y entes gubernamentales que controlan y deben hacer cumplir todas las prácticas legales, impositivas, antimonopólicas, ambientales, etc. Por esta razón me gustaría enfocarme en lo que realmente me apasiona: su efecto en la industria. Los principales impactos que me gustaría mencionar son:

- Los precios bajos. Este (el EDLP – Every Day Low Prices) es uno de los pilares más importantes de su estrategia comercial: ofrecer siempre los precios más bajos del mercado en forma consistente (en oposición a una estrategia High & Low, que presenta precios más elevados y ofrece ofertas temporales con fuertes descuentos). Un estudio llevado a cabo por Global Insight detectó que una familia promedio en Estados Unidos ahorra 2500 dólares al año debido a los precios bajos ofrecidos por Wal Mart.

- Información compartida. A diferencia de la mayoría de los retailers, hace algunas décadas Wal Mart comparte prácticamente toda la información de los productos de cada proveedor en tiempo real, para que éste último pueda analizarla y tomar las acciones necesarias para mejorar la venta, la rentabilidad y el abastecimiento. Fue un cambio de gran magnitud versus la tradicional creencia de no compartir información para concentrar poder.

- Cadena logística. Wal Mart se ha destacado en la eficiencia de su cadena de abastecimiento haciendo foco en medidas como Fill Rate, Instock, Lost Sales, DOH, C-Stock, Max Shelf y otras tantas, todas destinadas a medir para luego mejorar la performance logística de los proveedores. Fue también de los primeros en buscar la colaboración de proveedores en la planificación de la demanda a través de CPFR (Collaborative Planning Forecasting and Replenishment).

- Category Management. Una vez más, al igual que otros conceptos mencionados anteriormente, Wal Mart cree que la colaboración con sus proveedores trae resultados superiores respecto a un estilo de negociación confrontativo. La administración de categorías a través de revisiones lideradas por los expertos en las mismas (Capitanes de Categoría) es otra muestra.

- Joint Business Plan (JBP). Nuevamente la colaboración como piedra angular de la relación entre proveedor y retailer. La planificación conjunta de las actividades del año, los lanzamientos, las promociones, la inversión y otros elementos de la relación comercial estrechó las relaciones entre ambas partes, generando relaciones duraderas y sólidas en el tiempo.

- Tecnología al servicio del consumidor. RFID, Self Checkouts, e-commerce, la adquisición de Vudu, programa de productos sustentables, etc. muestran como la pasión de su fundador Sam Walton se mantiene intacta al tener como centro al cliente y su satisfacción.

En mis últimos 15 años tuve la oportunidad de competir con Wal Mart y luego ser proveedor de productos de consumo, en países de toda América y, si bien existen diferencias culturales o de situación de cada mercado, no me quedan dudas que Wal Mart elevó el nivel del Retail en cada

país, obligando a los proveedores también a elevar su nivel de análisis, pensamiento estratégico, colaboración, conocimiento financiero y logístico, lo que resulta en mejores profesionales. Estos mejores profesionales a su vez, elevan el nivel de las conversaciones en otros retailers, lo que redunda en un círculo virtuoso de mejora continua.

Elijo dejar a los gobiernos juzgar el rol de Wal Mart en cada país o comunidad y enfocarme en los aspectos positivos de Wal Mart hacia la industria minorista. Para mí Wal Mart no es bueno ni malo. Sólo es Wal Mart.

 

Para leer en formato original: http://america-retail.com/opinion/el-bueno-el-malo-y-wal-mart